domingo, 28 de junio de 2009

poema de amor dominguero



Este juego de amarnos
es un peligroso despertar
de un espeso letargo
en brazos del destino.
No era necesario enmudecer
en tu presencia,
tragar el fuego y la ceniza
hasta el desgarro.
No era necesario cubrirme de vendas,
esconderme de ti,
vestir de momia.
Este juego es el claro revés del cielo,
adivino tus perfumes
detrás de cada máscara.
Tienes para mí el privilegio
de no estar
bajo el amparo de las lágrimas.
Vestida con tus letras,
soy la sustancia de todos los retratos,
tu paraíso terrenal.
El viento me ha susurrado toda la noche,
es un eco perpetuo
el que me habla de ti.

7 comentarios:

  1. Los juegos...el límite,el jugar a que es un juego,el que nos guste y a veces menos...El juego del amor...ni mas ni menos.
    Un hermoso regalo de domingo, para sentir, para dejarse llevar, para pensar,para jugar a que sabemos jugarlo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lindo poema!Seguiré pasando.Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tienes poesía en las manos... "Adivino tus perfumes detrás de cada máscara"... Yo adivino una sensibilidad ancha y sin esquinas, como un océano. Felicidaes, un besazo, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Para creer en él, el amor tendrá que ser la mañana que nos despierta el día, con la fuerza de un poema rasgándose en las palabras que el viento hay ‘susurrado toda la noche’.

    ResponderEliminar