viernes, 31 de julio de 2009

Sesión No Velada: Andrés



Timbre.

-Adelante, puede pasar directo y acostarse en el diván, lo escucho.

-Estuve pensando de qué hablar hoy…. Me parece que no tengo nada para decir, que no hay tema.

-Puede hablar de usted mismo.

-De mi? No sé hablar de mí… qué digo?

-Si, sino puede hablar del Andrés que usted cree que es.

-Lo voy a intentar, me gusta el desafío que hoy me propone. Andrés… siempre me gustó mi nombre. Mi padre se llamaba Andrés, como mi abuelo, soy algo así como Andrés III.

-El tercero, ni el primero ni el segundo.

-Así como lo dice suena medio feo. También mi nombre tiene algo feo, mis compañeros de colegio me hacían bromas, diciéndome “Andrés es…” y ponían cualquier adjetivo. A veces me gustaba, porque me favorecía, y a veces me decían cosas que me humillaban.

-Le parece que lo humillé al decirle tercero?

-Un poco. Mi mujer me dice que siempre llego segundo o tercero a todo, que nunca me animo a ser el primero en algo… Ni con el trabajo, ni con el dinero, ni con ella.

-A que se refiere, puede decirme algún ejemplo?

- Yo soy su segundo marido y ella es mi primera esposa… quizás a usted esto no le diga nada.

- A mi me dice varias cosas, pero lo interesante es lo que le dice a Ud. ese hecho.

- Éramos novios desde la adolescencia… 6 años de novios… mucho no? pero me costó decidirme y ella se casó con otro y tuvo hijos con otro. Pero hace dos años, después de 15 años de no vernos, nos encontramos. Ella estaba divorciada y nos casamos, y ahora yo quiero tener hijos, y ella me dice: Llegaste tarde conmigo.

- Quizás no llegó tarde al matrimonio con ella. Pero a sus expectativas de los 20 años si.

-Eso no lo soporto. Además yo le prometí a mi padre antes de morir, que iba a tener un hijo varón que se iba a llamar Andrés.

-Ud, no tiene límites!!! Estuvo 15 años sin casarse ni tener un hijo con ninguna, ni por azar, o por un accidente de la vida, se quedó esperando que la vida pase y justo se encuentra con aquella mujer con la que había quedado como un “indeciso”, y ahora quiere todo? Incluso su ambición llega al punto donde quiere que ella asuma la promesa que le hizo a su padre muerto??? Y que tenga un hijo que sea justamente un varón y que ella esté contenta de que sea un Andrés IV???

- Ana, me lo plantea de una manera un poco fea.

-Le acabo de mostrar lo que dijo. No le he planteado nada.

-…. Será que pido de más? Yo quiero que ella me dé lo que busqué tantos años. Y nada más. Quiero tener un hijo varón que se llame Andrés, como fue con mi padre, eso es tanto?

-Temo desilusionarlo pero entre lo que se busca y lo que se encuentra siempre hay diferencias. Y en algunos casos hay abismos…. Nos vemos la próxima.

-Está bien, Ana, pero le quiero decir que la pasé muy mal hoy aquí… mañana vuelvo a ver si viene más comprensiva conmigo.

miércoles, 29 de julio de 2009

Casa de Playa 2



Querida M.

¿Compraste la casa de la playa?... es verdad? Tu sueño se hizo realidad!
No lo creerás pero hace días he soñado con vos…
¿Te cuento mi sueño? Seguro querrás escucharlo! Ahí va! No te enojes si?
Estabas en mi sueño y eras una sirena, mitad tu cuerpo, tu cara, tu sonrisa y mitad cuerpo de un erizo… no me hagas asociar erizo con aquel día que me rechazaste… pero si lo he asociado.
Cuando leí tu carta y recordé las caminatas por la playa, tuve miedo.
¿Irías a erizarte otra vez cuando te volviese a preguntar por el amor?
Mujer erizo, perdona mi insistencia, no quiero volver sobre aquellas palabras agujas que dolieron demasiado, pero necesito pedirte que me cantes otro tango… así en una carta, yo le pondré música y me imaginaré tu voz, y luego te haré cantar sobre una tarima de un club de barrio y volveré a aplaudirte como siempre.
No será Volver el que te pida, esta vez quiero Besos Brujos, ese tango estocada certera al corazón…

...besos brujos
si pudieras
arrancarme de los labios
esta maldición.

Gracias por tu carta de foca y esponja marina.
Tus olas rugientes se escuchan desde esta Noruega cotidiana.

abrazos y besos brujos

M.

Ya sé que ayer no publiqué nada. Ya sé.
Ayer me distraje y hoy que voy volviendo, me enredé entre las palabras.
Estoy escribiendo, ya vuelvo.

lunes, 27 de julio de 2009

Casa de Playa



Querido M.

Hace días que quiero escribirte.
Estoy feliz. (No quería decirlo. Ahora mismo al escribirlo vuelvo a temer que esa frase me persiga toda la vida como un designio no cumplido).
Pero tambien debo ser valiente, caliente, indigente, gente contundente con esta felicidad que parece perfilarse.
He comprado la casa de la playa. Si.
Tiene 3 dormitorios, dos baños, una cocina pequeña pero soleada, una gran sala para descansar.
Todo mira al mar. Podría ser de otra manera?
Hasta lo que mira hacia el bosque mira hacia el mar. Tengo los ojos llenos de mar y no se calma en mi el furioso vaiven de la juventud.
Te acordás del día que caminamos km de arena? Eran km de palabras que tuvimos que decirnos para no dejar que el mar fuese el único orador de la tarde.
Sé que fue difícil esa charla, hacía años que caminábamos en silencio y ese dia volvimos a hablar. Caminamos por la playa dirección al sur, con el sol en la espalda para ir detrás de nuestras sombras todo el trecho.
Tu sombra siempre fue más pequeña que la mía. Enhorabuena amigo! El tiempo ha sido contigo más benéfico.
Te acordás de lo que dijiste al despedirnos? “Qué linda voz que tenés... me cantás un tango?”

Y te canté Volver, como si alguna vez nos hubiésemos separado.

Te abrazo desde la ventana más próxima a las olas.

Y te quiero con el mismo rugido.
M.

sábado, 25 de julio de 2009

Nada


Nada.
Ni tierra firme,
ni buque esplendoroso
ni mar
ni gentes.

Nada,
ni promesas de amor,
ni cielos abiertos al mañana,
ni eclipse
ni fulgor.

¿Alguien dijo hoy,
en este pequeño día
de hoy,
que detrás de las palabras
llega el paraíso?

Nada,
ni sombras,
ni vientos,
ni soledad,
ni hambre.

Pena

sólo pena
de perderte

debajo de los párpados.

viernes, 24 de julio de 2009

Sesión No Velada: Marisa




Timbre?
Si... un timbre suave, como si alguien quisiera entrar y no ser recibido al mismo tiempo.
Son las 17 hs, horario de Marisa.

-Hola, Buenas tardes, adelante

-Hola Ana, estoy bien en el horario? No tengo reloj, no sé si llegué antes o después.

-Si, llegaste.

-Que ganas de venir que tenía y al mismo tiempo que miedo a hablar!!!

-Miedo a tus propias palabras?

-No se bien, pero es como si tuviera un tambor en el pecho desde hace unos dias... quiero recordar desde cuándo pero no me doy cuenta...

-Podes entregarte a tus palabras, te escucho.

-No sé lo que soy capaz de decir si empiezo a hablar libremente... La semana pasada me sentía como si en mi vida no pasara nada. Fueron días de nada. Estuve aburrida o enojada o deprimida, hasta furiosa.

-Entonces no es que no pasó nada, estuviste gozando como una loca con esos potentes sentimientos.

-Jajajaja me haces reir, siempre llego pensando en qué es lo que me vas a decir si te cuento lo que siento, pero siempre me sorprendo, me decis casi lo contrario a lo que yo pensaba antes de hablar... mejor sigo.... te decía que estaba enojada o deprimida porque sentía que en mi vida no pasaba nada, y el lunes a la tarde recibí un mensaje anónimo, era la voz de una mujer en el teléfono que me decía: Deje en paz a mi marido.

-Y qué pensaste de ese mensaje?.

-Primero me asusté, me sentí culpable de no sé qué... pero inmediatamente reconocí que no sé quien es el marido y que yo no tengo relación con el marido de nadie... me fui a trabajar tan inquieta.

-Excitada?

-Inquieta dije. No era para mí el llamado, pero que alguien creyera que yo estaba molestando a un hombre, me sacó de esa tristeza-rabia que tenía, y se fue convirtiendo en alegría, me sentí importante para alguien. Alguien me llamó, me reprochó, hasta me hizo sentir un poco amenazada. Deje en paz a mi marido!!.

-La inquietud de esas palabras te cambiaron el ánimo.

-Si, hasta empecé a mirar a los tipos por la calle, me dí cuenta que también puedo inquietar a otros y no inquietarme a mi misma como hace meses que hago.

-…. quiere robar?

-Cómo?

-Te inquietó y hasta te alegró que alguien pensara que vos pudieras hacer algo “indebido”, robarle el marido a otra... algo de la culpa que decías... eso fue?.

-No sé....

-O fue la voz de esa mujer? Porque no fue la mirada de un hombre la que te perturbó, lo que verdaderamente te perturbó, te inquietó, te excitó fue la voz de una mujer que te habló de un hombre.

-Uhmmmmm....

-Si, está bien... nos vemos el martes. Hasta la próxima

jueves, 23 de julio de 2009

Escribo y temo



Las palabras son incesantes ríos
que nunca desembocan,
grillos brotando de la tierra,
gotas de cristal hundidas en la lengua.
Entre ellas no hay razones para amanecer,
me acuno tibiamente en el dulce carruaje del idioma,
y escribo.
Aún asi temo.

Temo que un verso me aseste un zarpazo
desprendido del infierno,
me convierta en sombra.
Temo al verso escondido en la piel,
al verso raíz,
al verso voraz,
al mercenario verso
que negocia con las cartas de amor,
con los inocentes rostros de los niños,
con las miles de cuentas que hacemos diariamente
para mirar de cerca el rostro de la vida.
Escribo sumergida
en las batallas que libró mi pueblo,
entre los cráneos de mis antepasados.
Escribo el nombre que di a mis hijos
y el que ellos darán.
Escribo en los eclipses,
pero temo que un verso
ponga definitiva luz

a tanta oscuridad.

martes, 21 de julio de 2009

III Sesión No Velada: Adrián



Timbre.
- Volví… es la tercera vez esta semana. Me hizo bien el ritmo… no me gusta hablar solo de las cosas que me pasan.
- No me fui, estoy aquí y lo escucho.
- Comienzo entonces… Ayer hablé con Luisa por teléfono. Me puse tan nervioso, hubiese cortado ni bien le escuché la voz… pero me aguanté. A veces me siento tan cobarde frente a las mujeres.
- Esta semana vino puntualmente las 3 veces alguna valentía está desarrollando.
- Así pasa en mi análisis… Ud. Ana debe ser la mujer que más nervioso me pone.
- Soy su analista, a quien usted se dirige, entonces no soy una mujer.
- Si que es una mujer… cuando me abre la puerta yo me doy cuenta cuando cambia de perfume o si vino vestida de negro o de rojo o se pintó los labios para recibirme…
- Alguien se pinta los labios para recibirlo y que las palabras que diga estén coloreadas…. Le parece?
- Luisa no se pinta los labios… eso no me gusta de ella, es lindo ver a una mujer pintarse la boca… Mi madre se pintaba los labios cada vez que salía a la calle. Yo la miraba desde chiquito cómo ella se dibujaba (yo creo que dibujaba) la boca y abría la puerta de la casa y salía. Cuando era adolescente empecé a pensar que tenía un amante y que mi padre era un cornudo gris…
- Porqué gris?
- Porque no tenía ninguna gracia, mi viejo siempre fue un boludo, lo único que lo calentaba era hablar de los acontecimientos del Banco Nación… Y cuando pasaba algún drama en mi casa, se hacía el distraído… “yo no estaba, yo no me enteré de eso, cuándo pasó?”… él nunca afrontaba nada.
- Un cobarde?
- Un cobarde… pero para todo… yo me siento cobarde sólo frente a las mujeres.
- Será que lo acobarda su propio deseo??
- Puede ser… yo siempre pensé que el deseo daba fuerza, valentía… pero lo que más deseo me produce son las mujeres y es lo que más me acobarda.
- El valiente también siente miedo, pero hace con su miedo, cosas diferentes que el cobarde. Ambos sienten miedo, el miedo es de la vida. La diferencia entre el valiente y el cobarde es lo que hacen con el miedo.
- Ud. También me da miedo.
- Pero aquí está aprendiendo a ser valiente: habla. Continuamos la próxima.

Presentación de Lo trágico 2ºParte

video

Presentación del libro Lo Trágico en Psicoanálisis

Hola, los invito a ver los videos de la Presentación del libro Lo trágico en Psicoanálisis de Ed. Grupo Cero, que fue en Noviembre del 2007.
Quería compartir con ustedes un momento feliz de entregar un libro a los amorosos lectores.
Gracias
video

lunes, 20 de julio de 2009

Día del amigo


A Ellos:



Llegar al amigo,


como llegar a la luna,


con esa sorpresa


con esa intensa emoción


de saberse cerca


y tan lejos.


M.V.





domingo, 19 de julio de 2009

Sesión No Velada: Alfredo



Timbre.

- Adelante, puede comenzar, lo escucho

- Estoy atormentado. Hay días que no sé quién soy. Todo me lastima, hasta el aire de las palabras que alguien pronuncia cerca de mí o las nunca pronunciará.
¿Puedo contarte algo de lo que nunca hablé?

-Puede hablar de lo que quiera.

- Hay cosas que no sé si tienen pies o cabeza.... cuando conocí a Elisa, acababa de morir mi hermano y yo no tenía ganas de nada. Ella insistió en acompañarme en ese tiempo de dolor y yo acepté. Me tocaba el alma que alguien quisiera estar cerca mío, cuando ni yo sabía que era estar cerca o lejos de las cosas Nada había quedado en pie... otra vez pie... una muerte así, al lado mío, tan cerca, tan carnal y descarnada a la vez... pero ella se mantenía ahí. A veces nos queríamos. A veces sólo ella era capaz de querer. Yo estaba desalmado. Me quedé sin alma, triste y malo, sin pensar que no sólo a mi me pasaba el dolor. Pero ella quería estar ahí a mi lado como si le alcanzara. Porqué? Ahora me lo pregunto, en aquel momento ni una pregunta sobre los otros vivos me venía a la cabeza.... cabeza, pies... hoy me quedé sin palabras y justo hoy quiero hablar

- Lo sigo escuchando, puede hablar lo que quiera.
.
- Hoy ella me dijo que quería otro lugar a mi lado y no sé cómo dar un lugar. Todo este tiempo ella me hizo sentir el cuerpo del otro vivo, sano, compañera, compañero del cuerpo, como un hermano, como aquel que dice: todavía hay tiempo, hay aire, hay sueño.

- Quizás esta relación con Elisa tuvo algo de un sueño para Ud. Algo que todavía no llego a hacerse una realidad.

- Hoy escuché en sus palabra que ya no habrá tiempo, que el calor humano se enfriará, pero no por la muerte sino por alguna distancia que como en el colegio, no sabré calcular.

- Otra muerte?.

- Mi hermano murió y yo quedé vivo… justo yo! el menos digno de los dos. Desde que murió siento que una guillotina le cortó la cabeza al futuro.... la cabeza, los pies. A veces me siento a punto de morir o vivir una vida sin ninguna vida. Tengo que poner todo en las arcas de una nueva ilusión o moriré en poco tiempo. Querría decirle a Elisa: “Estas libre, libre de aquella frase “te acompaño”, estas libre de mí. Me lo diste todo. Ya lo sé, y lo recordaré para siempre, y quizás hasta lo tome todo lo que me diste, y me lo beba.”

- Y por qué no se lo dice? O me está diciendo a mí que ya puedo olvidarme de las frases de sus primeras sesiones, y empezar a escuchar de otras cosas?? Quizás el que quiere estar libre es usted mismo.

- No lo había pensado así, pero algo se alivió al escucharla. Libre de una muerte.

- Pero no de la suya.

- Claro, de mi muerte no estoy libre, puedo liberarme de la muerte de Leonardo que me viene atormentando desde hace dos años. Ana querría decir algo más? Tengo tiempo todavía?

- Si, toda la vida... pero la sesión termina aquí, nos vemos mañana.

- Gracias.

miércoles, 15 de julio de 2009

II Sesión No Velada: Adrián


(viene de la sesión de pocos dias atrás en este mismo consultorio)


Timbre.
- Llegué puntual hoy. Tenía muchas ganas de venir… me quedé pensando algo de lo que me interpretó la sesión pasada. Lo de sentirme huérfano, lo de las pérdidas… lo…

- Puede acostarse en el diván, esta sesión es otra.

- Estoy un poco ansioso. Voy a respirar profundo un poco para ver si me relajo y digo todo lo que pensé entre ayer y hoy.

- Qué ambición desmedida. Puede hablar lo que vaya pudiendo decir, pero todo lo que pensó no va a poder hablar.

- Es verdad me sentí insignificante cuando Luisa me dijo que no me amaba más. Me resultó insoportable que ella pronunciara esa frase así, con esa naturalidad, como decir “llueve en Moscú”

- Llueve en Moscú…. Suena natural?

- Nunca estuve en Moscú… no sé porqué lo dije.

- Y con qué lo asocia?

- No venía a hablar de esto, quería contar lo que había pensado ayer, pero ahora ya no puedo hablar de otra cosa que de eso que me hizo decir: Llueve en Moscú.

- Si, lo escucho.

- A Luisa le dicen la rusa, pero no por ser rusa, sino por ser judía.

- La rusa le dijo que no lo ama más, como si fuese natural para ella ver llover en Moscú y contárselo.

- Ahora recuerdo que hace unos meses, yo le quise decir que estaba incómodo con su presencia permanente en mi casa, pero no se lo dije. Un día que no la aguantaba más porque no me dejaba ver un partido de fútbol, y le dije: porque no vas a la esquina a ver si llueve.

- Cuando lo que le quería decir es que lo deje un pocoa solas. Y la mandó a ver si llovía.

- Si. Me cuesta decir lo que pienso, siempre doy vueltas raras, y termino mostrando mi molestia pero sin jugarme a decir.

- Y ella le dijo: No te amo mas…. De la misma manera que Ud. Le hubiese dicho: Llueve en Moscú. Qué tristeza, no hay más sol para nosotros.

- Tengo unas ganas de llorar y decirle que aunque sea mi analista a veces la amo y a veces no la amo.

- Bueno Adrián, algo pudo decir. A veces también llueve entre Ud. y yo, hasta la próxima.

- ……

- ….

martes, 14 de julio de 2009

A mi madre



Un haz de infancia lloraba en mis manos.
Quise escribir versos,
salvarme,
asirme a mi propio pelo para no caer.
Pero ella estaba allí,
agua derramada,
una espiga recién quebrada
esperando la muerte.

Alguien me ofrece una flor,
mira mis labios para besarlos.

Y ella allí
animalito herido
abrazada de dolor,
diseñando
sobre la blanca estela,
su partida.
...

...

Aún la espero
chocando mi corazón contra los pájaros.

domingo, 12 de julio de 2009

La línea



Todos los faros
se han encendido a la misma hora
todas las olas se arrodillan
ante la luz
los vientos han cedido
su fuerza a la música,
y estoy aquí,
buscando en el fondo del mar
la esencia de la vida:
tengo la palabra perla en la mano
y la palabra nácar
y caracol marino
y el color azul profundo
y la palabra pez.
Todos los faros se encienden a la misma hora
es un hombre viejo
quien hace del universo
la línea pura del horizonte.
No es un dios,
ni Altazor mirando pasar las edades
debajo de sus pies.
Es un hombre
sin heridas,
que dibuja la línea del horizonte
para que amanezca.
Ahí está el hombre
su destino es esa luz
que enciende todos los dias
a la misma hora.

viernes, 10 de julio de 2009

Sesión No Velada: Adrián



Timbre.
Adrián siempre puntual. Perfumado. Parece contento, pero no.
-Estoy muy amargado…. No sé ni cómo decirlo… Luisa me dijo que no me ama… NO ME AMA… así lo escuché, como un grito que me llegaba hasta el nervio más insignificante del cuerpo.
-Usted se sintió insignificante frente a ella?
- Puede ser, si. Sin más sentido para ella. Un hombre vacío… yo no quería amarla, porque no quería sufrir si ella me dejaba, hubiera preferido dejar de amarla yo.
-Pero si usted dejaba de amarla también iba a sufrir. Dejar de sentir amor es muy triste.
- Ayer llegué a mi oficina, y la secretaria me preguntó: Le pasa algo que está tan triste?. Yo no quería decirle que si, que estoy con el alma en pedazos como dice el tango. Me siento engañado por ella.
-Engañado porque? No le cree que no lo ama más? Cree que es mentira que el amor se murió?
-No sé que decirle de eso, me confunde un poco. En verdad yo me siento engañado porque me dijo que me amaba y ahora no me ama más, y me parece que ama a otro, me siento engañado.
-No le dio el seguro de amor contra terceros que usted tanto le había pedido.
- claro, no me dio ninguna garantía. Y ahora directamente me dice que no me ama. Ayer me llamó por teléfono para decirme que quería devolverme un disco que dejé en su casa. Y me preguntó cómo estaba… y yo no le quería decir que estaba fragmentado, y que ahora me siento solo, triste, amargado, huérfano.
-Huérfano?
-…..
-….
-eso dije?
-Si. Tal vez recién ahora, con este abandono, reconoce que perdió a su madre. Hay todavía un huérfano llora en usted cada vez que se pierde un amor.
-Puedo volver mañana?
-A las 9? Lo espero.
-Si, gracias. Hasta mañana.

jueves, 9 de julio de 2009

La lágrima


Lágrima

anima bendita,

maldito animal,

lacrimal y luz en tus ojos

claros cristalinos

vidrios a la distancia.

¿Y si brotaran?

¿Y si todavía brotaran

como las uñas creciendo

en el propio centro de la tierra?


¿Y si brotaran lágrimas de despedida silenciosa?

¿Y si tristeza y emoción pactaran

otra vez con esa agüita

con ese tenue testigo del tiempo?


Algas

caracolas

mares profundos y oscuros

negros océanos

atlánticas tempestades

lagos azules

ríos torrentosos en mi pecho

cataratas

estruendos líquidos del amor.

martes, 7 de julio de 2009

Arena


Arena

otra vez arena,

leve ceniza

caída del sol.

Blanca ola
arena,

huelo
vuelo de gaviota

a través del mundo.

Arena

mana entre los dedos

hermana del tiempo

escribo arena

lento adiós al verano.

Arena escena

buena niña

que camina

plácida en los vientos.
Arena leve

breve tiempo de suspensos

leve arena

en este pesado desierto

en que me dejas.

lunes, 6 de julio de 2009

Sesión No Velada: Irene


Timbre.

- Ud. Quién es?
- Soy su vecina del 11ªB.
- Buenas tardes, que precisa?
- Quería que me atendiera porque hoy tuve una crisis nerviosa y querría hablar con alguien…
- Estoy esperando un paciente, si quiere puede venir en una hora y vemos la agenda para darle un horario.
- No Doctora, no entendió. Yo necesito que me atienda ahora mismo, porque tuve una crisis nerviosa
- Cómo es su nombre?’
- Irene
- Bueno Irene, esto es un consultorio, está bien que haya tocado aquí el timbre, pero… no puedo atenderla ahora mismo porque estoy esperando a un paciente.
- Pero, si está hablando conmigo… cuando viene el paciente que espere el paciente, yo tuve una crisis nerviosa, necesito atención urgente. Tiene que atenderme ahora.
- Irene, no es posible.
- Si, es posible, estamos aquí en la entrada de su consultorio, Ud. es una psicoanalista y yo una paciente, tiene que escucharme, vine a buscarla a Ud. para decirle lo que me pasa.
- Bueno, qué es lo que quiere decirme?
- Hoy pensé en matar a mi marido. El tomaba el café a la mañana sin mirarme, leyendo el diario y de pronto, me miró y me dijo: te odio. Y yo le dije: cómo Juan Carlos??? No entendí bien…. Te odio, me contestó tranquilamente mientras comía una tostadita con mermelada de durazno hecha por mí, entonces, miré el tamaño del cuchillo que estaba sobre la mesa imaginando cómo se lo iba a clavar en el medio del corazón.
- Parece que Ud., lo odia, quizás mucho más que él a Ud. Por lo menos él se lo dijo, Ud., lo quiso matar sin decirle una palabra…. Pero, y la crisis nerviosa cuál fue?
- Que le dije que lo amaba mientras miraba el cuchillo, y cuanto más imaginaba como lo iba a matar a ese cerdo paralítico, más le decía que lo amaba y más nerviosa me iba poniendo.
- El odio es muy malo.
- En un momento le grité te amo como nunca amé a nadie, y me abalancé sobre él y le di un golpe en el pecho, en el mismo lugar donde quería clavarle el cuchillo.
- Se intimidó??? fracasó?
- Cómo??’ cómo se le ocurre Doctora???? Yo nunca hubiese matado a mi marido!!!! Eso me pasó por los nervios. El también me ama, pero a veces se cansa de la rutina de todos los días…
Timbre
- Discúlpeme Irene, están tocando el timbre, llegó el paciente, le doy un horario para más tarde?
- NO, muchas gracias, Ud., no me comprende. Mejor busco otra psicoanalista que no se oponga a las crisis de pareja, seguro que usted es separada!!! Son todas iguales… mejor me busco un psiquiatra que entienden mejor lo que es una crisis nerviosa. No sé ni para que vine!!!!!! Por Dios!!!!
- Me parece una buena decisión, adiós Irene, saludos a su marido

domingo, 5 de julio de 2009

Sentencia ajena




Los dioses otra vez escriben la sentencia.
Tantas veces escuché sus voces
severas, metálicas
entrando en mi cabeza como una bala de oro,
pero esta vez,
no era mi cuerpo ni era yo
quien arañaba bajo la tierra,
quien comía carroña en plena noche
para evitar las miradas,
quien tenía el alma baldía,
esta vez
no era mi cuerpo ni era yo,
esta vez
vociferaron lejos
hasta levantar sus voces
fuera de mi alcance.



sábado, 4 de julio de 2009

la carta


A mi derecha el sur se desploma,
cae como un vagabundo
que morirá de frío
en plena calle
con un papel cualquiera en su mano,
no, no es cualquier papel,
es una carta de amor,
la primera o la última
no sé,
(no debe saberse)
es una carta de amor,
un sustancioso alimento,
un abrigo,
toda la riqueza que puede tenerse en vida,
la belleza del universo en su mano,
un vino cristalino y rubí,
una mano que era limpia,
generosa, amable,
una mano que también hablaba.

Pero no, no tomaré ese camino.

El poema me lleva a un rumbo
que hoy no tomaré,
para perderme hay tiempo,
hay frases esperándome
que hoy no escribiré.
No quiero tanto paisaje,
tanta extensión,
para el pequeño día de hoy.

A mi izquierda hay el norte,
acotado y profundo
que se alza
y se vitaliza como la memoria.
Hay arena, tiempo desgranado
entre los pies,
tiempo.
Hay una calma y una inquietud
que nunca acuerdan
pero caminan juntas
y me acompañan,
y me llevan a una página a medio escribir
que espera.

Si voy hacia ella,
me encontraré con
la mano que abandoné
estrofas arriba?
me encontraré con las cartas de amor
primeras o últimas?
pero esto ya no importa...
me encontraré con las palabras
que alguna vez me alimentaron,
me abrigaron?
si voy hacia ella,
página o mano,
me encontraré?

viernes, 3 de julio de 2009

La muerte, La Vida




La muerte tiene el rostro simétrico de las bestias,
su voz es un eco repetido
al infinito una sola vez.
Su boca, una mueca hecha trizas,
un tajo cruento en la piel.

Escuchaste alguna mentira más ajena,
una verdad tan propia?

Te digo,
quiero advertirte,
antes que llegue la jauría,
antes que el tiempo
borre este horizonte para siempre:
Arena,
arena es la vida,
arena clara cuando canto,
vidrios cuando lloro.

Te escribo,
quiero mostrarte que el cauce del río
se abre a esta hora,
en esta noche
que ha perdido el peso del sol,
que se ha vuelto ligera
en las sábanas del alma
que nacen a la vida
de cada oscuridad.

jueves, 2 de julio de 2009

Deshabitada



En el golpe insepulto del viento,

oigo tu voz

saliendo del mar.
Soy una serpiente marina,

Eva brotando de la espuma de tu boca,

amante inequívoco.

Los días

corderos descarnados,

pasan en ráfagas de vida

que no llego a tocar.
Tengo el cuerpo

flotando en dos océanos,

soy un vaivén entrelo amado y lo perdido.


Un pez derrotado por el trueno,

el tajo en la escama.

Hay un instante eterno que honra a la ceniza.
Los espejos están desnudos,
estoy deshabitada
se ha ido la noche,
pero ninguna luz

me trae el alba.

miércoles, 1 de julio de 2009

Sesión No Velada: Manuel


Timbre.


Llega puntual, viene vestido de negro pero elegantemente, se comporta como un seductor, no habia visto ese juego en él, pero asi llega.
Se acuesta en el diván. Toca la cortina que cae a su lado, juega un poco con eso antes de empezar a hablar.


- Lo escucho Manuel, puede comenzar cuando quiera.


- Si... ya sé que me escucha. La sesión pasada me gustó mucho, me alivie, tanto me dolía el pecho cuando entré, que me pareció milagroso que el dolor se transformara en oxígeno, no se si decirlo así, se me abrió el pecho, tenía ganas de seguir hablando, de intentar seguir diciendo cosas que me parece nunca dije, nunca me escuché decir.... y no sé si es algo en particular lo que tenía para decir pero queria seguir diciendo. Salí de aquí y llamé a Isabel por teléfono, la invité a cenar a mi casa para poder hablar y le hablé. Ella me escuchó sin interrumpirme, primero me pareció que estaba enojada de que yo ahora, en su momento de pedirme algo más, le dijese eso: estas libre, veamos quienes somos libres de ese compromiso con la muerte. Yo no me dejaba llevar por sus estados de animo mientras hablaba, sólo hablaba lo que había entendido en mi sesión. Despues me emocioné, senti que estaba pudiendo despedirme de mi hermano muerto, sentí que estaba comprendiendo su manera de morir, sin que fuese ni mi muerte, ni mi manera de morir de lo cual no tengo idea. Ahi, ella se puso a llorar en silencio, sus mejillas estaban húmedas, las lágrimas corrian lentas pero sin dejar de salir de sus ojos. Isabel es generosa...

- generosa. Porque lo dice?

- Es generosa conmigo me ha dado tiempo y atención. No quiero perder esa relación pero asi no puedo mas, no es ese el camino. Algun otro precio tengo que pagar por aquella muerte. Cuando murió el hermano de mi madre, ella sufrió mucho, a mi me parecia que no era para tanto, la critiqué demasiado en esa época, me parecía exagerado, ¡cómo no estaba feliz si sus hijos estabamos bien y la vida “nos sonreía”...!!! no podia entender... ahora me acuerdo tanto de ese momento. La sesión pasada, me acordé tanto de esos momentos, es como si me hubiese entrado mas vida a mi vida. Poder entender a los otros, no se como decirlo, pero hoy yo tambien me siento mas generoso. Me creció el alma. Tengo ganas de llorar, pero no sé bien que es ese llanto. Lo que sé es que no es por aquella tristeza inmensa que me tuvo atrapado estos meses. Pero querria llorar otro poco más.

- Hablar otro poco más... la sesión anterior pediste hacer más sesiones en la semana... quizas es hablar un poco más.

- Puede ser, me habia olvidado de eso, pero puede ser. Hablar mas. Yo con mi hermano, hablaba todos los dias

- Todos los dias no lo puedo atender, pero una sesión más por semana, podriamos organizarla.

- Si, si. Ya no se trata de mi hermano, no??? eso me estas diciendo?

- Continuamos la proxima??? mañana martes a las 16?

- De acuerdo, hasta mañana

Cuando te espero



Quisiera ser más fuerte

que una llaga.

Hay espanto en la miseria

de quien no sueña.


El mundo pasa.
Los muertos transitan sin prisa

por sendas de ausencia.

Quiero astucias de fuego y frío

para detener en vuelo

a los mensajeros de la agonía.

Borrar las negras huellas del dolor,

escribir palabras huracanes,

limpiar la casa

avivar la llama que no cesa,

la pasión de hoy

redonda y viva.

-La boca es blanda cuando te llamo-

y el apetito curvo de nombrarte

crece

y es catarata de cielo feliz.


-Parece buena la vida desde aquí:

azúcar,

harina caliente

luna provincial,

parece buena la vida

cuando te espero-.