lunes, 31 de mayo de 2010

II Sesión No Velada: Dr. Victorio




Timbre

-Buenas noches Dra. estoy aquí otra vez… a ver si hoy digo alguna cosa interesante…

-Será que piensa que lo que para ud. es interesante lo es para todo el mundo?

-No, no… decía cosas que sirvan para sentirme mejor, o para ser mejor persona… puedo comenzar a hablar?

-Puede seguir, lo escucho.

-Le hablé de Angelito la sesión pasada… es un buen muchacho, muy colaborador, siempre me respeta. Trabaja en la Escribanía desde hace 2 años… y hace un mes se quedó más tarde en la oficina… yo siempre me quedo hasta tarde, antes pensaba que porque soy responsable y no dejo atrasar trabajo… después de algunos meses de análisis acuerdo con Ud. en que me atraso yo mismo en la decisión de irme de mi casa… que me quedo en la Escribanía para no ir a mi casa... no soporto mi casa, mi familia, todo parece lúgubre… las caras de todos pliegues de reproches y deseos de huir.

-Y la suya? cómo es su cara?

-No sé como abrir la boca. Tengo una cara cerrada, boca cerrada. Cuando hablo con mis hijos, les digo que deberían haber estudiado más, o trabajado mejor, o conseguido parejas mejores… estoy siempre diciéndoles que nada me gusta, y a ellos no les gusto yo.

-A Ud. tampoco le gustan ellos…

-Es verdad, tampoco me gustan… crecieron y no me gustan, pero soy el padre, debería quererlos, o mejorar la relación… lo que más me duele es que somos todos extranjeros, exiliados dentro de nuestra propia casa… pero decir esto no me calma… me siento una basura, un desecho de padre.

-De su padre? usted es un desecho de su padre?

-Mi padre era un tirano, me golpeaba el casco cuando yo hablaba de más…

-Llevaba casco?

-Quise decir el cráneo… no tampoco, me pegaba arriba de la nuca… cómo se llama esa parte de la cabeza? Mi padre era médico… me trataba muy mal… me decía y me hacía cosas horribles…

-… lo puedo escuchar.

-Me pegaba en la cabeza cuando yo hablaba de más…

-Hablar de más es peligroso en una situación judicial, o delictiva… pero en la relación entre un padre y un hijo? qué era hablar de más?

-Cuando él me decía reprendía, yo me justificaba mucho, siempre quiero tener la última palabra…

-Y la última palabra es la voz del padre?

-A veces a usted la odio también…

-Continuamos la próxima y se va a su casa sin chistar!!!

5 comentarios:

  1. Ay Marcela, fui cambiando tanto de sensaciones al ir leyendo, muchas, para terminar riendo.Que genial el final de la sesión, que jugados los dos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ale... hacía mucho que no te veía por aqui... que bueno que te gustó! abrazos

    ResponderEliminar
  3. Difícil cliente, ja,ja ja. Un poco testarudo parece.
    Veremos cómo sigue la cosa. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Olá Marcela, há procura de novos amigos encontrei o seu canto e gostei muito. Parabens pela postagem.
    Jefhcardoso do http://jefhcardoso.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
    me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@gmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Catherine

    ResponderEliminar